Yayocaturas | CAPricaturas | Blog de Yayo | About

La diferencia entr ridículo y total fracaso

El fracaso y el ridículo se diferencian en la oportunidad.

La similar circunstancia en instantes prácticamente contiguos es ran radicalmente distinta...

Y, ja, tan sólo el ojo del futuro, ese que ve el mundo desde fuera de la burbuja que fue y sobre el tejado de todo aquello que ha sido... Cual adivino o diablo cojuelo, puede saber... Mas Dios quiso que en el ahora no haya saber sobre el serà ni jhicio por haber sido. Y vivir es probar ventura en cada esquina por poder decir o por que puedan decir sobre lo que fue.

Y, a toro pasao... Y ya dije mil veces... Y recuerdo y no olvido y vivo en conciencia de saber lo perdido de no saber lo que fue de no tener un haber de no poder haber sido. Y vivo en la avaricia del soñar, en la esperanza de vivir, en el dolor de saber y la droga de ningunearse y mentirse... y recuerdo la trajedia del celo y desdicha, de la causa y el miedo... y no aprendo ni se.

Y cada momento es pensar y saber.

Y cada paso es vivir.

Y cada vida es otra y un segundo un año y veinte son nada. En tres lo seràn y nada habra sido que a nadie importa. dead men tell no tales, Billy Bones his fancy.

Y dije y supe y pensé y hago... Y se que todo el tiempo es y serà la nada si no ew el que uno quiere y nunca serà el tiempo que quise ni pasarà el que quiero ni recordaré la vida

Morir en vida a cuenta de que, al morir no hay nada y nada hay aquí cuando nada es lo que debiera y toso suele o sabe a masticar cobre o sangre y al extraño hebrio tacto de la sangre sobre la cara.

Curioso que, carajo, sangrando todo el cuerpo, sólo parezca que tenemos tacto en la cara y todo sea calor y dolor.

Y, qué curioso, que sea universal y personal, mundial y único.  Saberse igual que todos, comentar que este doler no sea de nadie y decir a cada cual que pregunta que es que eso lo padecemos todos y que el rechazo, y que la vida nos pasan, curnta y pagamos todos a tocateja en porcentaje de inversión, lo que jos toque...

Quizá uno quiera ser fuerte donde lo pidan. Quizá uno sepa, intimamente, que su inversión sea mayor, quizá uno tenga razón en lo que dice y todos paguemos lo mismo.

Quizà no.