Yayocaturas | CAPricaturas | Blog de Yayo | About

Correos en Leioa

Correos aquí va como el culo. Impresionante.
Ocurre que conozco otra circunstancia: correos en Cataluña, va como el culo también.

Una carta o paquete, cruza España entera un dos días. Si usas el servicio express, entregan en 24 horas. Flipas...

Envías algo a la comunidad autónoma del País Vasco o a la comunidad autónoma de Cataluña y te tumbas a esperar. En diez días, quizá, llegue un aviso. Si llega. A mi, ni eso.

Fuí a correos a quejarme y me dieron el teléfono del cartero... ¿qué hago con esto?... Hablad con el cartero de tu zona y ves cuál es el problema.

Es que vine a Correos a quejarme, yo ni trabajo con ese señor ni tengo por qué preguntarle nada sobre su trabajo...

Allá me fui a casa con el teléfono del fulano o algo así y dejé correr el temita.

Otra vez, cogí el teléfono y me dijeron que tenía tres avisos en el buzón y q iban a devolver un paquete mío. Allá que fuí y monté pollo. A ver esos avisos y a ver quién los firma y los deja.

Ellos que sí.

Yo que no. Y que no era la primera vez y que, fijo que con las hojas de reclamación van a realizar alguna otra actividad impropia del propósito a servir así que ni relleno ni quiero. Quiero que me lleguen las cartas y, si me certifican algo y tengo que venir a la oficina, me digan que tengo que venir y no se pongan como puñeteros salvajes a pegarme fritos por teléfono.

Últimamente, el servicio, parece funcionar. Lennnto... Infinítamente leeeeeeennnnto, comparado con el de Asturias, pero funciona. Ocurre que puedes ver el seguimiento de las cartas online y sabes que está en entrega pero al cartero y la oficina, se la suda muy mucho.

Me pregunto cuál sea la razón porque la empresa es la misma en todo el país (aquí dicen estado). Pero los chupópteros locales parecen no dar importancia ni tesón ninguno a su labor.

Quizá sea esa filosofía que tanto escucho por ahí de que hay que odiar al país (estado, dicen aquí) pero, a lo que se ve, chupar del frasco cuanto mas, mejor, y conseguir una paga en cuanto puedas a cuenta de hacerte el loco. Sic.

Por otra parte, me atienden en Erandio con la mayor diligencia y amabilidad del mundo. Así que no me lo explico. Es el pueblo de al lado. ¡Qué se yo!